Cuidado con el uso diario del rimel

Categorías:Hablemos de belleza
Alvaro Gordo Ortiz

Nunca se suele mirar de qué está compuesto el rimel, y resulta que entre sus componentes se pueden encontrar solventes y formadores de película, ceras de origen animal, conservantes… 2 de cada 7 tipos de rímel producen enrojecimiento de la piel, y pueden causar molestias o problemas en algunos tipos de piel.

Para evitar el uso excesivo del rimel puedes seguir ciertos consejos como:

 

  • No dormir con el rímel puesto.

Dormir con la máscara de pestañas puesta puede hacer que te levantes con ojos rojos y picores, o puede que incluso con infección ocular. Debes quitarte el maquillaje antes de acostarte si quieres unas pestañas sanas.

  • Cambia el rímel cada 3 meses.

Para evitar infecciones es bueno cambiar el rímel cada 3 meses y no usar nunca uno que esté seco.

  • Al aplicarlo ¡Cuidado con los arañazos!

Arañarse el ojo al aplicarse el rímel puede ser algo normal, pero esto puede conducir a infecciones o pérdidas de pestañas, por lo tanto, hay que tener cuidado al aplicarlo.

  • No prestes tu máscara.

No es bueno compartir este tipo de maquillaje ya que los aplicadores no son desechables y pueden transmitirse infecciones oculares.

  • No lo dejes al sol.

Al dejar el maquillaje al sol puede perder sus propiedades y que dañe el ojo, mantenga siempre su máscara de pestañas en lugares secos alejados del sol.

USA ABÉÑULA

Abéñula es tu remedio para evitar estos casos.

Usar Abéñula también puede ser un remedio para evitar estos casos, además de tener otras ventajas, ya que elimina la fatiga visual, corrige la irritación de ojos, resalta la expresión, da a los ojos un brillo extraordinario, estimula el crecimiento de las pestañas, lubrica el globo ocular, favorece la secreción lagrimal y acentúa la transparencia de la córnea. Además de esto, Abéñula blanca es un excelente desmaquillador, úsalo para retirar tu máscara de pestañas y tendrás los ojos mucho más sanos.